top of page

Ni las gracias

​Más de 3.000 envíos de contenido a medios a lo largo del año. Solo unos pocos lo agradecen. Y casi ninguno lo acredita.

GOMA cerró 2023 con cifras​ de vértigo en cuanto al contenido compartido con periodistas independientes, guías gastronómicas, prensa, medios e instituciones. Cifras que formaban -y siguen formando- parte de nuestra estrategia de visibilidad más allá de los canales de comunicación propios de cada uno de nuestros clientes. Horas de shooting y postproducción, y una inversión material (que en su momento, hace años, supuso casi una total descapitalización del negocio) que ponemos a disposición de todos y cada uno de los medios de este país de forma completamente desinteresada, en pos de la visibilidad y del periodismo gastronómico. A ello le sumamos, evidentemente, la infinidad de capturas de pantalla que se toman sin ningún tipo de preaviso, y a las que evidentemente no nos oponemos. Todo por la visibilidad.

Con tanta buena voluntad uno espera, al menos, un gracias que no siempre llega. Un crédito en pie de foto, o una simple mención que actúe como guiño silencioso de aquellos que generan tráfico a partir de una herramienta gráfica que han tomado como suya pulsando un botón. Pero no. La norma es el silencio. Enterarnos por la puerta de atrás de que se utiliza y disfruta aquello que tanto empeño, trabajo y tiempo nos cuesta, sin que ni siquiera alguien tenga en cuenta que hay alguien detrás de todo.

VMD

bottom of page